GESTIÓN DEL ENFADO

shutterstock_696962281.jpg

El enfado es una emoción que está conectada con una serie de cambios fisiológicos que tienen lugar en nuestro cuerpo. Tratan de decirnos que está ocurriendo algo que no nos gusta o que es injusto.

El enfado, es un mecanismo de defensa que nos ayuda a defendernos de una situación donde nuestras necesidades no están siendo cubiertas.

NUESTRAS NECESIDADES

Cuando nuestras necesidades están cubiertas, nos sentimos bien y tenemos emociones positivas. Sin embargo, cuando nuestras necesidades no están cubiertas tenemos emociones negativas. Estas necesidades pueden ser básicas (alimentación, descanso…) o necesidades más complejas, como la necesidad de identidad (autoafirmación, respeto…), relacionales (amor, atención…), de seguridad, etc.

Muchas veces nos concentramos tanto en nosotros mismos y en nuestras propias necesidades, que nos olvidamos de que la otra persona, también tiene las suyas. Lo que conlleva que percibamos las palabras, las acciones, y los gestos de la otra persona como ataques, por ello, sentimos que tenemos que defendernos ante esa actitud.

Es por eso, que en la mayoría de casos perdemos la razón real de nuestro enfado, terminamos enfadados con nosotros mismos, o con terceras personas, dejando nuestra necesidad sin cubrir.

shutterstock_88445194.jpg

GESTIÓN PASO A PASO DE LA IRA

  1. ¿Por qué me enfado?

Piensa en una discusión que hayas tenido recientemente con alguna persona. ¿Qué ocurrió?

Después, piensa, ¿cuál era tu necesidad real cuando apareció el enfado?

Y, ahora, piensa

¿Qué motivo pudo tener la otra persona para actuar así? ¿Qué necesidad no satisfecha había detrás?

¿Como ves ahora la discusión?

¿Has podido empatizar con la otra persona? Desde este lugar, ¿hubieras actuado de la misma manera?

Muchas veces en un conflicto, nos encontramos con dos necesidades no satisfechas totalmente diferentes a las que no sabemos identificar o comunicar de forma adecuada y se convierte en un problema.

    2. Parar y pensar

La próxima vez que notes que se dispara tu enfado… Para y pregúntate:

¿Qué necesidad mía no está siendo cubierta? y, ¿Qué necesidad de la otra persona no está siendo cubierta?

    3. Reinterpreta los conflictos

Transforma tus conflictos en una búsqueda de soluciones.

¿Cómo se puede conseguir esto? teniendo en cuenta ambas necesidades, intentando satisfacerlas en la medida de lo posible, y validando ambas como igualmente importantes.

A veces no se podrán satisfacer ambas necesidades a la vez, pero siempre podemos solucionar el conflicto validando ambas necesidades y buscando una adecuada solución.

Deja de fruncir el ceño y sonríe con empeño.

En Centro Clínico Uniom tenemos a profesionales esperando para poder ayudarte cuando tú lo necesites.

#cuídateconnosotros 

CONTÁCTANOS

Av. Gustavo Adolfo Bécquer, 15, 28806 Alcalá de Henares, Madrid, Spain

91 921 26 93 / 626 74 35 36